[LAZOS DEL DESTINO]
CAPITULO 2. VOLVERTE A VER

NAKAJIMA YUTO

   
Desde aquella navidad hasta la mitad de la primavera me la pase pensando que era el destino, el por que no le pregunte su nombre aquel chico, y si en algún momento lo volvería a ver, a menudo pasaba por el sitio donde lo conocí y me sentaba a esperar que llegara, era muy tonto, siempre lo creí, incluso después de algunos minutos de hacer eso me decía a mi mismo que me fuera de ahí.

 
Un día en el que tenia tiempo libre pase por el mismo lugar , quería sentarme y esperar pero algo dentro de mi me dijo que no valía la pena, si por tanto tiempo no volvió, nunca lo encontraría ahí. Camine a un parque un poco retirado de ahí, muy conocido por la belleza y comodidad que brinda a los personas que están en el.
Estaba yo ahí sentado, aun lado de un jardín  en una banca, cuando por aburrimiento empecé a silbar una canción de niños, muy tonto, es algo típico de mi. Alcance a escuchar el sonido de una guitarra, mas no le di mucha importancia, pero conforme seguía cantando parecía que el sonido de la guitarra se emparejaba con mi melodía. Llamado por mi curiosidad me levante de la banca y camine hacia el sonido sin dejar  cantar, cuando sin darme cuenta choque con alguien y caí al piso.
 

Era el, por fin, lo había encontrado.
 

“Mi nombre es Nakajima Yuto” me apresure a decirle, era mi oportunidad de saber quien era el. El me miro sorprendido y sin pensarlo le dijo lo que me había dicho sobre el destino aquella vez, el sonrientemente me dijo su nombre , Okamoto Keito.
 
Nos quedamos parados sin nada que decir como por 4 minutos, parecía que no había nada mas que decir, en mi mente pasaba la extraña idea de que me tenia que ir en ese instante y en algún otro momento volverle a pedir al destino encontrarme con el, sin embargo, el metió su mano en el bolsillo y volvió a sacar otro pan, extendió su mano y me lo ofreció.
 
Le pregunte si era fan de esos panecillos y él me dijo que no, pero que ese día simplemente le había nacido comprar uno. En mi mente paso rápidamente que el destino preparo todo para encontrarnos, incluyendo ese panecillo que haría que platicáramos un poco mas.
 
Ambos nos sentamos en una banca y comimos, el me platicaba sobre a que se dedicaba, era un estudiante de universidad en una escuela de idiomas, mientras que yo solo le comente que estaba buscando trabajo.
 
No fueron mas de 10 minutos de platica, cuando él se levanto y se despidió de mi, sin embargo esa vez no deje que se fuera asi como si nada, le pedí que intercambiáramos números de celular, asi que nos marcamos mutuamente para guardar nuestros números.
 
El, Keito, se fue con su guitarra en la espalda, mientras que yo feliz por alguna extraña razón y sentimiento lo miraba como desaparecía a lo lejos.
 
Recuerdo bien que en cuanto deje de visualizarlo di media vuelta y camine rumbo a mi casa, todo era muy normal, las tiendas, la gente, yo no veía nada fuera de su lugar, sin embargo al dar vuelta en una calle para tomar un atajo que me llevaría a mi casa, sentí que algo me picaba fuertemente por la espalda, me arrebataban la mochila con todas mis cosas y caía con la vista borrosa al piso, tenia mi celular en el bolsillo, asi que marque el ultimo numero y pedí ayuda.

OKAMOTO KEITO.
 
Después de irme del parque, me había quedado pensando en el por que mejor no quedaba de verme con el otro día, podríamos ser grandes amigos, llamarle de mi parte podría haber resultado demasiado, podrían interpretarse cosas que no eran, eso era lo que pensaba en aquel instante cuando mi celular empezó a sonar , mire el nombre del contacto, era el, sonreí pues pensé que también él había pensado lo mismo.
.
.
.
.
Sin embargo,
 


“AYUDAME” “ME MUERO” fueron sus palabras temblosas y llenas de terror, me asuste tanto que deje la guitarra aun lado y empecé a correr a buscarlo, me cuestionaba el por que no le pregunte donde vivía, o que era lo que iba a hacer después, ni siquiera sabia que hacer, llegue al parque y no lo vi, corrí el perímetro del parque como jamás había corrido en la vida , corrí por las calles mas cercanas cuando de repente  se me ocurrió marcar a su celular, tal vez eso me ayudaría. Mientras corría por una cuadra que no quedaba muy lejos del parque y justo cuando la gente se volvía menos alcance a escuchar el sonido de un celular, sin dejar de marcar volvi a correr y de pronto mi susto al verlo tirado en el piso lleno de sangre.

Uno piensa lo peor en esos casos, me acerque a él gritándole a ver si me respondía, era tonto creerlo, sin embargo estaba desesperado lo recosté sobre mis piernas e intente buscarle el pulso, AUN TENIA, débil pero aun tenia señales de vida.

Tome mi celular para llamar a una ambulancia, e hice el contacto lo mas rápido, no sabia bien donde estaba, pero como pude me di a explicar. La gente al vernos empezó a rodearnos, tanta gente que resultaba incomodo, Yuto, tenia dificultades para respirar, intente hacer que la gente que alejara de nosotros pero no se iba, estaba desesperado, tanto, que lagrimas empezaron a salir de mis ojos sin control.

Al ver mi desesperación, algunas personas reaccionaron y empezaron a alejar a los demas,  ya había más espacio, sin embargo Yuto cada segundo que pasaba estaba más débil.

La ambulancia llego y lo levantaron en una camilla, sin nadie mas que lo acompañara yo subí también para ir con el al hospital.

Ya en el hospital, los  médicos se lo llevaron a emergencia, me pedían datos sobre el, yo solo les decía que solo sabia su nombre, no sabia que había pasado, pero que todo parecía que había sido victima de un asalto.
Pasaron muchas horas y el medico no salía, nadie me daba razón de él.

Yo ni siquiera había regresado a mi casa, ni a la escuela, ni había comido, incluso aun llevaba la ropa llena de sangre.

Era ya de noche, cuando el doctor me dio noticias, él estaba vivo, no había daños en sus pulmones ni en ningún órgano vital.

Volví a llorar, pero era de alegría, el, Yuto, aun estaba vivo.

2 comentarios:

Mima Ji (Marii de Yamada) dijo...

TT__TT Waaa!!!

hitomy-Chan dijo...

holaaaa!!!! tienez un premio en mi blog y ay quiero la contii >///<

Publicar un comentario