Dulce Caramelo [OS] Yamajima



Dulce Caramelo

Estaba ahí el chico tendido bajo un gran árbol de cerezo tomando el aire fresco de la primavera, estaba tan relajado que de desearlo podía quedarse profundamente dormido, pero solo mantenía sus ojos cerrados, respirando profundamente y dejando su mente en blanco.

 Estaba tan relajado que olvido que se encontraba a un en la escuela,  se escucho un crujir leve sobre el pasto , pero entre su calma lo ignoro , de la nada sintió un aire cálido que le llegaba a la cara, era un aroma agradable, olor a fresas revuelto con un aliento fresco. Al percatarse de que eso ya no era tan común abrió lentamente sus ojos viendo una figura borrosa frente a el que poco a poco se iba aclarando. 

-¿Qué haces Ryosuke?- dijo el chico estaba tirado sobre el pasto.

-Solo miraba tu linda cara Yuto-chan- Respondió el otro sonriendo pícaramente.

-Te lo he dicho tantas veces, Me gustan las mujeres- replico el otro levantándose del césped para alejarse de Ryosuke.

-¿Estás seguro? No digas que no te gusta, lo que no has probado-

Yuto se escapo del patio, un poco molesto de que Ryosuke siempre lo acosara con ese tipo de cosas, para él era más que claro que solo pensaría en salir con mujeres.

Para su desgracia Ryosuke estaba en el mismo salón de clases que él, siempre poniendo su mirada clavada en el, mirándolo por largos ratos desde algunos asientos hacia atrás.

La mirada resultaba acosadora, no lo dejaba estar tranquilo, cualquier movimiento  aun así fuera mínimo aquellos ojos en caza lo seguían, Yuto se convertía en el transcurso de clases en una especie de venidillo que es atacado por un depredador.

-Ya basta, entiende de una buena vez-  fue lo primero que dijo Yuto al terminar las clases - De una buena vez entiende, me gustan las mujeres sola las mujeres-

-Bien por ti - Agrego Ryosuke al regaño mientras sonreía ampliamente.

Ambos salieron del salón dejando la escuela en direcciones contrarias, era un respiro para Yuto el sentirse liberado por lo menos hasta el día siguiente. Todo era tan normal, el camino hasta su casa no tenía nada de raro,  los mismos locales, los mismos sonidos urbanos, incluso el mismo ladrar de los perros de las casas por las que siempre pasaba.

-Te atrape- escucho sorprendido sin darse cuenta quien estaba tras él, una mano le tapo la boca con un trapo mojado, el cual al olerlo le provoco ciertos mareos con los cuales fue perdiendo la vista y sus sentidos, quedando inconsciente sin saber nada de sí mismo.

Despertó tendido sobre una gran cama, limpia, suave y acolchonada, pudo observar por una ventana que ya había pasado bastante desde su salida de la escuela porque el atardecer empezaba a ponerse.

Una risilla del lado extremo a donde estaba le hizo darse cuenta que no estaba solo, lo cual le atemorizado bastante, al voltear su cara y observar de que se trataba pudo ver a una persona bastante conocida.

-¿Qué demonios quieres?- - dijo Yuto levantándose inmediatamente de la cama buscando la puerta.
-Te quiero a ti - respondió Ryosuke sin moverse del sitio donde estaba.

-Deja de hacer tonterías - Yuto llegó a la puerta pero por más que giraba la perilla no podía abrir la puerta - Déjame salir, no voy a caer en tus estúpidos juegos.

-No quiero - El chico se movía burlonamente provocando que el otro se enojara hasta la histeria - No tienes que enojarte, pero no te voy a dejar salir.

-¿Estás loco? - Yuto golpeaba la puerta con sus manos intentando hacer ruido y alguien lo ayudara.
-No sirve de nada que grites - Ryosuke sonrió ampliamente - Hoy estamos solos, Tu y yo.

-Aléjate de mí - dijo Yuto al ver que se aceraba a él poco a poco mientras no dejaba de reír.

-Te dejare ir, hasta que me quede convencido de que no te gustan los hombres - Ryosuke se acerco tanto aquel que no pudo evitar ser empujado y caer al piso.

-Ya te lo dije mil veces, soy heterosexual -  el chico buscaba por donde salir, pero hasta la ventana tenia rejas, no había escapatoria.

-Ya no sigas con eso - Dijo Ryosuke levantándose del  suelo - Acéptalo no puedes irte hasta que yo lo decida.

Yuto corrió de los acosos hasta no tener escapatoria ya que lo había acorralado en una esquina, justo cuando quería defenderse el chico lo tomo de las manos y lo empujo fuertemente contra la pared, el golpe le dolió bastante pero más le aterraban aquellos ojos llenos de lujuria que se acercaban a él.

-Solo déjate querer - le susurro al oído mientras soplaba causándole un extraño cosquilleo, el cuerpo de Yuto temblaba de miedo, su compañero de clase había resultado ser todo un demente.

-Aleja… - Yuto intentaba decir algo pero fue callado por los besos salvajes del otro chico quien lo ataba mientras lo empujaba fuertemente contra la pared impidiéndole así defenderse, cada deslice que hacia sobre los labios del otro fusionaban la saliva de ambos, introducía su lengua recorriendo el paladar del joven atemorizado.

El feroz ataque no se detenía, la boca de yuto ya resultaba poca cosa para Ryosuke, pero antes de de despedirse de ese sitio mordió delicadamente sus labios rosas provocando que un poco se sangre botara de ellos, yuto se quejo moviendo su cara de lado.

-No te asustes - agregó Ryosuke limpiando aquella poca sangre con su lengua mientras le desviaba a las mejillas del chico, quien perecía aun lo bastante asustado, ya no sabía si moverse como loco resultaría algo bueno o aceptar el ataque de aquel para ponerle fin a esa pesadilla.

el chico recorrió las mejillas mientras hacía que su respiración chocara contra la tibia piel blanca de yuto, cada respirar causaba escalofríos en el, moviéndolo un poco cada vez que aquel lo recorría y respiraba sobre él.
Bajó de las mejillas a su cuello atacándolo ferozmente de nuevo, besaba, succionaba y marcaba su cuello, ahora Yuto parecía ser traicionado por su cuerpo quien empezaba aflojarse ante cada ataque, sus manos se aflojaban dejándose caer por lo cual Ryosuke dejo de sujetarlas.

Al tener las manos desocupadas Ryosuke no hizo esperar más y empezó a desabrochar la camisa del uniforme, rápidamente un botón tras otro, escurriendo su fría mano sobre el pecho , bastante tibio , un poco acelerado , se tensaba con cada deslice de las llamas de sus dedos sobre él. Yuto había cedido inconscientemente dejando que aquel lo atacara a su antojo.

Tiro la camiseta a un lado, y lo abrazo del abdomen colocando su lengua sobre el delgado pecho escurriendo su saliva sobre cada rincón que le supiera a algo diferente, para Ryosuke probarlo era algo esquicito, el sabia tan bien, tan dulce que no podía resistir en ocasiones dejar escapar alguna mordida marcándolo  en distintas áreas.

Yuto había borrado las expresiones de espanto de su rostro, estaba realmente cómodo y satisfecho de aquel momento, empezaba a disfrutar el lengüeteo de su compañero sobre él,  sus brazos se sostuvieron alrededor del cuello de aquel dándole a entender que había aceptado la locura.

Al sentir aquella aceptación Ryosuke se volvió loco, un poco más rudo volviéndolo a empujar contra la pared, atrapándolo y sujetándolo con sus manos mas y mas, volvía a escurría sus manos por su espalda cruzando justo por aquella línea que lo hacía derretirse.

-Mujeres- fanfarroneo Ryosuke poniendo sus manos en la cintura del otro, moviendo sus dedos poco a como hacia el pantalón del chico, desabrochando el cinto , después el botón hasta bajar el cierre del pantalón, por lo que el pantalón por si solo se escurrió de su dueño cayendo en sus tobillos.

Estaba ahí parado dejando ver sus ridículos bóxers de grabados infantiles, un poco apenado Yuto intento taparle los ojos a Ryosuke quien solo reía  al verlos, pero no era lo suficiente cómico para detenerlo en lo que se proponía, escurrió sus manos por debajo del bóxer del otro, encontrando su principal objetivo, lo sujeto con sus manos mientras lo acariciaba lentamente provocando en el otros emociones extrañas que lo hacían ponerse tenso.

 -Relájate - la boca de Ryosuke se dirigió la  de yuto, intentando tranquilizarlo, pero sin dejar su manoseo anterior, hacia movimientos suaves en un principio, pero conforme la pasión de sus besos aumentaba la motivación en sus manos gana más rapidez, el masaje cariñoso se había convertido en apretones que se hacían de arriba abajo logrando que el otro sintiera un placer que su cara y cuerpo parecían responder temblando.

una vez consiguiendo que sus manos alborotaran lo que tanto  suavizaba , sujeto a Yuto de los hombros y lo separo del rincón donde lo tenía atrapado, lo empujo sin dejar de sonreírle pícaramente llegando hasta topar con la cama, le obligo con señas a sentarse en ella, justo en la orilla donde aun podían colgar sus pies al piso.
Ryosuke en el mando recargo sus manos en las rodillas de Yuto obligando con ello a aquí abriera sus piernas a una distancia donde pudiera colarse la cabeza de él y por fin devorar el premio que había estado preparando.

Empezó nuevamente despacio para volverlo loco, colocando sus labios metiéndose poco a poco todo a su boca, suavemente iba de arriba abajo, separándose un poco para volver a repetir el mismo proceso, aceleraba mas y mas hasta lograr algunos gemidos descontrolados del otro quien parecía no resistir tal ataque. el Suave deslice de convirtió en un rápido succionamiento que hacía  que el cuerpo de Yuto temblara pidiendo más.

Las manos de yuto se jalaban de las sabanas blancas de la cama apretándolas para aguantar mas y mas, su cabeza se movía de un lado a otro al sentir tal grado de excitación, mientras el sudor de su rostro y cuerpo aumentaba dejándolo empapado.

-Ryosuke…. - decía cada vez que aquel ponía mas presión en sus movimientos

-Ya.. ya.. - decía gimiendo al perder el control, pero Ryosuke le ignoraba.

-No..Ya.. no - Parecía que Yuto estaba a punto de explotar al no poder resistir mas, Pero el otro no dejaba su ataque, Yuto  intentaba resistir con todo, le empezaba a fascinar como se sentía todo su cuerpo,  pero por más que luchaba no pudo aguantar y lleno la boca de Ryosuke provocando que escurriera un liquido por su boca.

El cuerpo de yuto callo hacia atrás en la cama dejándolo cansado y rendido, su respiración era tan profunda que la cama se movía junto con él en cada respirar, Ryosuke se puso de pie y con su lengua limpio lo que se había escurrido de su boca,  se acerco a la cama y se subió a ella colocándose arriba del cansado yuto.

-¿Te ha gustado? - preguntó al verlo tendido

-No me… preguntes…. eso - la voz entre cortada de yuto le impedían hablar normalmente, era la primera vez que experimentaba ese tipo de cosas lo cual le resultaba cansado.

-Entonces Insistes en que te gustan las mujeres - La cara de disgusto de Ryosuke lo hizo separarse un poco de él perdiendo el interés en el.

-No es eso - dijo Yuto jalándolo de la camiseta - Me ha fascinado.

una cara sonrojada de Yuto no se hizo esperar, estaba aceptando lo que tanto le había dicho Ryosuke,  mientras que este solo seguía sonriendo pícaramente de felicidad al escuchar dichas palabras.

Ryosuke se volvió a colocar sobre él, mirándolo directamente a los ojos, ahora su mirada había cambiado radicalmente aquellos lujuriosos ojos expresaban mas sentimientos cálidos , lo que hacía que Yuto se sonrojara mas y mas al ver la brillante cara de su compañero de clase.

-De verdad, no solo me gustas - Dijo Ryosuke mientras una de sus manos tocaba las mejillas del aquel- Cuando Yuto ríe, se enoja, estudia, me hace feliz, con solo verlo en clases soy feliz.

La cara sonrojada de yuto incrementaba mas y mas, El día de hoy había experimentado tantos cambios de emociones que ya no le importaba seguir sintiendo cosas raras dentro de él.  Yuto estiro sus manos y abrazo a Ryosuke por el abdomen, lo abrazo con fuerzas hasta que aquel callera sobre cuerpo desnudo.

los labios de ambos se volvieron a juntar con la diferencia que ahora ambos respondían intercambiando  mandos, uno intentaba ganar territorio en la boca del otro, pero parecía que al final ninguno quería  ganar o perder solo seguían jugando para alargar mas su entretenimiento.

La ropa de Ryosuke voló por el aire cayendo aun lado de la de Yuto, ahora ambos podían sentir el roce de sus pieles sudorosas y con una temperatura arriba de lo normal, abrazos , caricias y desvíos de besos sobre sus pieles estaban de sobra. 

Estaban entusiasmados, giraban por toda la cama, hasta que después de un rato terminaron rendidos y completamente vacios, ya no había mas caricias, ni besos, ni palabras, solo cansancio que les impedía levantarse y continuar.

- ¿Entonces? - Pregunto nuevamente Ryosuke - ¿Te gustan las mujeres o los hombres?

-Me gustas tú - respondió Yuto mientras reía al dar una respuesta diferente a lo que le preguntaba. Ese día ya no dijeron mas, Yuto regreso a su casa cuando Ryosuke le entrego la llave.

Al día siguiente ambos estaban tendidos bajo aquel cerezo con agradable sombra, tendidos sobre el pasto respirando profundamente, a Yuto le empezaba a fascinar aquel dulce aroma olor a fresas revuelto con un aliento fresco que desprendía Yamada al hablar o susurrar algo cerca de él.

FIN

4 comentarios:

natsuko~ dijo...

Waaaaa!!~
*-------*
Zakuu te kedo todo geneeal :B
Kyyyyaaa!!~ >---<
awwwww! esta mega sugoii

jump-nao-san dijo...

ooooooooooh el lemmon me mato *-*~ simplemente genial fue.. salvaje pero romantico a la vez!!!
en general la historia estuvo genial! *O*

yaoisaotaku dijo...

¡¡¡¡¡¡¡¡¡asadsadsasdasdads Increible kyaa>///<
¿Como o has podiso hacer tan increible? el lemmon a sido ta adadsasasa y la historia un 10000000000000000000000 lo amodore¡¡¡¡

yuukicrossii dijo...

kyaaaaaaaaaaaaaaaaa me encanto me mato la parte del lemon y mas que Yama-chan actuando todo salvaje grrrrrr x3333333333

Publicar un comentario