RECUERDOS [Capitulo 1] TakaChii



RECUERDOS
Capitulo 1: No te olvides nunca de mi

Takaki Yuya

Yo recuerdo como lo conocí, el era un pequeño bebe en aquel entonces, nuestras madres siempre nos sacaban a dar un paseo por lo que me entretenía bastante jugando con aquel bebe, pasaron algunos días, meses, y ese bebe crecía  al mismo tiempo que yo me volvía un poco más alto.

Lo  que más me llega a la memoria que entre sus primeras palabras el pronunciaba siempre mi nombre “Yuya, Yuya”, era bastante encantador aquel chiquillo.

En cuanto aprendió hablar el problema fue callarlo, siempre hablaba de todo, le fascinaba contarme todo lo que hacía y lo que le gustaría saber, ¿Qué es el cielo? ¿Qué tan alto es? ¿Por qué hay muchas estrellas en la noche? Miles de preguntas que a mi corta edad también desconocía la respuesta.

Aquellos tiempos eran realmente pura felicidad,  jugar futbol, tomar un helado, aprender a patinar, todo era felicidad. Cuando el entro a la primaria yo siempre iba a recogerlo para que ambos fuéramos juntos, el siempre me recibía con una sonrisa inocente lo que provocaba en mí una respuesta igual de infantil.

Podría decir que estaba tan acostumbrado a el que en mi mente creía que nada nos separaría, sin embargo algo malo paso y mi familia decidió irse de la cuidad donde vivíamos, cuando le conté eso al pequeño él no pudo aguantar sentirse triste y lloro desconsoladamente pidiéndome que no me fuera, yo tampoco pude evitar derramar algunas lagrimas, pero era inevitable mis padres habían decidido que lo mejor era irnos de ese lugar.

Ese día el vino a despedirse de mí, sonreía como jamás lo había hecho, lo cual me ponía feliz.  Cuando mi padre encendió el carro y subí al asiento trasero, baje la ventana para seguir viéndolo, lagrimas corrían por sus ojos pero él se negaba a dejar caer esa sonrisa, yo lloraba mientras le decía que no se preocupara, que volvería algún día para volver a pasar ratos agradables juntos.

Chinen Yuri.

No puedo recordar muchas cosas de cuando era pequeño , solo recuerdo su cara y su rostro cuidándome en aquellas idas alegres al parque, sus ojos siempre me miraban tan amablemente que me sentía muy seguro a su lado.



Desde que empecé a tener uso de razón el siempre estaba conmigo, me enseño a montar en bicicleta, y tubo la bastante paciencia cada vez que me caía de los patines, me enseño a jugar futbol y dar un tiro directo a la portería, era bastante malo y siempre mis patadas se iban chuecas.

Cuando ingrese a la primaria tenía mucho miedo, mi madre no podía llevarme e ir solo era algo que estaba fuera de mi alcance, sin embargo el al ser casi 4 años más grande que yo, se ofreció a ser mi compañía. No había ningún chico en la escuela que me buscara pleito ya que el siempre estaba ahí defendiéndome, fueron bastantes años de felicidad los que pasamos juntos.

Era tan perfecto para ser real que un día vino a mí y me dio una mala noticia, se iría de la cuidad, no aguante las ganas de llorar y mis lagrimas parecían dos ríos, el intento tranquilizarme pero termino contagiado del mismo sentimiento que yo poseía.

Recuerdo perfectamente el día que partió, cuando llegue a verlo el tenia una cara demasiado triste, parecía que le dolía partir, yo no quería que el sufriera así que con todo el esfuerzo que poseía sonreí para el cómo jamás lo había hecho, el sonreía en respuesta, ¿Me pregunto si de verdad abre logrado hacerlo sentir mejor?
El subió a su auto y me dijo por la ventana que algún día volvería conmigo para volver a pasar ratos agradables juntos.

Sin embargo, ya han pasado bastantes años desde aquel entonces y el no ha dado ninguna señal  de su regreso, de verdad le he extrañado bastante, me angustia la idea de saber si está bien o mal, si de alguna forma el sale de su casa y mira al cielo pensando en mi y en todos nuestros gratos momentos juntos.

Takaki Yuya

Han pasado algunos años desde que deje de ver a mi amigo, su nombre era Yuri, siempre le molestaba con decirle que su nombre era de chica, el solo reía mientras lo molestaba, de verdad quisiera volver a verlo, pero cada vez es más imposible para mi vida hacerlo.

Deje la escuela a mis 17 años, mis padres molestos conmigo me obligaron a trabajar pero tampoco fui buenao en trabajos de fabrica, de locales de ventas ni nada por el estilo, así que un día viaje a la capital buscando algunas nuevas oportunidades, deje atrás a mis padres y el gran deseo que tenia de volver a mi ciudad natal.

En la capital por obra del destino conseguí trabajo como bailarín, me contrataron inmediatamente diciéndome que mi rostro y cuerpo eran buenos para salir en la TV,  trabaje arduamente por que al parecer había encontrado en lo que realmente era bueno, actualmente soy un ídolo de revista,  poso y me sacan fotos como modelo, sin embargo aun que viva con dinero y una vida prospera me siento lo bastante vacio, me pregunto si el de vez en cuando mirara revistas y en cosas de suerte podría reconocerme, eso me gustaría muchísimo , de alguna forma podría decirle que estoy bien.

Ojale un día de estos tome el suficiente tiempo, valor y coraje para ir a buscarlo.

Chinen Yuri

Últimamente por alguna razón no me había sentido muy bien, mi mente viajaba demasiado pensando en cosas del pasado, mi camino hacia la escuela resultaba tan aburrido, era todo  tan monótono que quería que algo cambiara.

Pero no, nada cambia por más que lo deseaba, han pasado alrededor  de siete años desde que me gustaba cantar, brincar y juguetear mientras caminaba, ahora suelo caminar solo sin nadie que me acompañe, deseaba tanto saber de él que por estar esperándolo me aleje de la televisión, del mundo popular por esperar que un día tocara a mi puerta y fuera él.

En uno de tantos días mi corazón amaneció un poco acelerado, era como un presentimiento extraño el que sentía, escuche un sonido en la puerta de mi casa , impulsándome por ese estúpido presentimiento corrí al pensar que tal vez podría ser el, abrí la puerta y mire a un joven de la edad que él podría tener, era apuesto y alto, sin embargo al mirar su rostro, específicamente sus ojos supe que no se trataba de él, decepcionado me di cuenta que era el cartero quien traía la correspondencia, la tome entre mis manos y le di las gracias.

Entre a mi casa y la tire sobre la mesa, al no tener aun muy buena puntería, deje caer una revista de promociones al piso, cuando me agache a levantarla quede sumamente sorprendido en aquella revista , en la portada venia un chico muy apuesto que me causaba sensaciones extrañas, sus ojos eran iguales a la de la persona que había estado esperando todos estos años, no me la podía creer que fuera él, por lo que tome la revista entre mis manos y empecé a hojearla, no pude evitarlo y volví a llorar como cuando era un chiquillo, pues en el nombre del modelo estaba el nombre de él y eso me causaba tanta alegría.

Desde aquel entonces voy todos los días a los puestos de revistas y compro los números donde aparezca el, al parecer se ha vuelto bastante popular últimamente que no batallo en encontrar revistas donde aparezca, puedo leer en sus entrevistas cosas de él, sin embargo en ninguna he encontrado una sola frase que diga que me extraña, ¿Lo hará?

----------

Continuara..

4 comentarios:

Anónimo dijo...

ayyy que bonito zakuuuu >//////////<
gracias
gracias!
GRACIAAAAS *OOO*
continualo pronto onegai shimasuu
esta pareja me gusta mucho
el yamachi y takachi son mis favoritas
-un poco obvio =___=-
xD
muchisimas gracias por escribirlo (L) y tan pronto!

esta realmente interesantee

arigatoou!


cuidatte mucho zaku ~
te veo luego si Dios quiere


bye bye nyam!

Naru desu =u=

Catherine Vandom dijo...

CLARO QUE TE EXTRAÑA!!
AWWWW~!! Que bonito fanfic, no puedo esperar a leer la continuacion *-*

Arumi dijo...

que lindooooooooooooooooooooo
continualo continualo plisss *o*

Matsumi dijo...

aww que bonito
y que triste
esta genial!!!!

takachii rlz

Publicar un comentario